Hispalvet Veterinarios

Comprometidos con nuestro trabajo.

LLámanos: 954 044 835 / 663 937 145
Urgencias: 657 423 806

C/ José Luis Navarro 14
41940 Tomares (Sevilla)

lun-vie 10:00-14:00 | 17:00-20:30 // sáb 10:00-13:00

EL MOQUILLO Y LOS HURONES

¿Qué es la enfermedad del moquillo?

El moquillo canino es una enfermedad producida por un virus de la familia Paramixoviridae. Afecta principalmente a perros y hurones, aunque también puede afectar a otras especies como visones o mapaches. Es una enfermedad relativamente frecuente en perros, por lo que el virus está presente en nuestro ambiente de forma constante.

¿Cómo puede mi hurón contagiarse?

El virus se puede transmitir de un animal enfermo o portador a un hurón sano mediante contacto directo entre ellos, ya sea por las secreciones nasales, oculares, heces u orina. También puede contagiarse por el contacto con objetos contaminados con el virus como comederos y bebederos. Además, los propietarios pueden llevar el virus en el calzado o ropa de la calle. Por lo tanto, un hurón que permanezca dentro de casa puede contraer el virus a través de su dueño o de otras personas con las que mantengan contacto.

¿Qué sintomatología provoca?

Tras un periodo de incubación de entre 7 y 10 días, el hurón afectado puede presentar cuadros respiratorios (secreción nasal y ocular, tos, neumonía, descamación del plano nasal, boca y mentón), digestivos (diarreas, anorexia), dermatológicos (hiperqueratosis de las almohadillas, irritación del plano nasal y mentón, dermatitis genital) o neurológicos (desorientación, convulsiones, coma y muerte). No siempre se dan todos los signos clínicos en los animales afectados.

El moquillo tiene una tasa de mortalidad en hurones muy elevada. Por tanto, aunque se instaure tratamiento de soporte, prácticamente el 100% de los hurones afectados de moquillo terminan muriendo (o eutanasiados) debido a esta enfermedad.

Aspecto de un hurón afectado por el virus del moquillo canino.

¿Cómo se previene?

La forma más eficaz de proteger a un hurón frente a esta patologí­a es mediante la vacunación. Una pauta vacunal adecuada permite al hurón, desde temprana edad, presentar una correcta inmunidad frente al virus.

Un hurón cachorro debe empezar a vacunarse a las 6 semanas de edad, cuando las defensas maternales inician su descenso. La primovacunación consiste en 3 dosis, separadas 3 semanas, con revacunación anual.

En España no se comercializan vacunas de moquillo específicas para hurones, aunque las vacunas comercializadas para perros tienen una muy buena eficacia. Las reacciones adversas a la vacuna son raras en nuestra práctica; aun así siempre es recomendable el uso de vacunas que únicamente incluyan moquillo y no otras enfermedades que afectan a perros.

Deja un comentario