Hispalvet Veterinarios

Comprometidos con nuestro trabajo.

LLámanos: 954 044 835 / 663 937 145
Urgencias: 657 423 806

C/ José Luis Navarro 14
41940 Tomares (Sevilla)

lun-vie 10:00-14:00 | 17:00-20:30 // sáb 10:00-13:00

Intoxicación por cica o falsa palmera (Cycas revoluta)

La cica (Cycas revoluta), también conocida como falsa palmera o palmera Sago, es una planta oriunda del sur de Japón. En nuestro país se cultiva con fines decorativos, tanto como planta de interior como de exterior. Cada vez es más frecuente encontrarla en jardines y parques de la mayoría de ciudades.

Cica o falsa palmera

Cica (inflorescencia)

El principal problema que presenta esta planta es su elevada toxicidad, tanto para personas como para animales, en los que causa fallo hepático. Aunque todas las partes de la planta son tóxicas, las semillas poseen la mayor concentración de toxinas (cicasina). Precisamente las semillas son las partes que con mayor facilidad pueden ingerir los niños y animales, especialmente los perros que muchas veces juegan con ellas y acaban ingiriéndolas.

Cica (semillas)

Los efectos tóxicos de la cicasina se desarrollan de forma aguda, y afectan principalmente al hígado. Los signos clínicos pueden observarse a las 12 horas desde la ingestión, e incluyen principalmente signos gastrointestinales y asociados a fallo hepático: vómitos, diarrea, debilidad, ictericia (color amarillento de mucosas y piel), sangrados espontáneos, o ascitis (presencia de líquido libre en abdomen), entre otros.

Ictericia en un perro

Aunque los síntomas clínicos dependen de la cantidad (o dosis) ingerida, la duración de la exposición y la parte de la planta ingerida (p.e. semillas), diversos estudios estiman una mortalidad del 50-75% cuando se ingiere la planta. Por ello resulta esencial evitar la exposición a estas plantas.

Dentro de las recomendaciones en relación a esta planta se incluiría:

  • Evitar paseos por parques o jardines que contengan esta planta (fácilmente reconocible).
  • En caso de observar la ingestión de semillas u hojas, acudir inmediatamente al veterinario para evitar la absorción de toxinas (provocar vómito, lavado gástrico, carbón activo…). Hay que recordar que la absorción de toxinas es rápida y que los efectos aparecen de forma aguda, por lo que se trata de una urgencia.
  • En caso de que un animal muestre signos compatibles y exista una posible exposición (aunque no se haya observado la ingestión), acudir al veterinario inmediatamente.

Deja un comentario